CLICK PARA DONAR

«EDUCAR PARA LA PAZ MONTESSORI» es un documental que explora la importancia de una educación basada en valores de paz, tolerancia y respeto en la formación de individuos y sociedades más armoniosas. A través del seguimiento de un grupo de niños en un aula Montessori, este documental revela cómo la metodología Montessori fomenta el desarrollo integral de los niños, cultivando habilidades emocionales y cognitivas. Con testimonios conmovedores y escenas inspiradoras, el documental nos invita a reflexionar sobre nuestras prácticas educativas y nos muestra cómo una educación centrada en la paz puede transformar vidas y construir un futuro más pacífico y humano. Apoya este proyecto para ser parte del cambio y difundir un mensaje poderoso de transformación educativa.

¿Qué queremos contar?

la idea es demostrar que una educación diferente a la convencional es posible. Expondremos la metodología Montessori, haciendo un seguimiento de un año escolar, hablaremos con expertos y personalidades influyentes, presentando una propuesta sugerente con un final que motive al cambio y a la reflexión. “EDUCAR PARA LA PAZ, MONTESSORI”.

El método Montessori se considera una educación para la paz debido a su enfoque en el desarrollo integral de los niños y la promoción de valores fundamentales para la convivencia pacífica. Algunas razones por las cuales el método Montessori se relaciona con la educación para la paz son las siguientes:

1. Respeto y dignidad: El método Montessori se basa en el respeto hacia cada niño como individuo único y valioso. Se fomenta el respeto mutuo entre los estudiantes, los educadores y el entorno. Este enfoque cultiva la dignidad y la igualdad de todos, promoviendo un ambiente de armonía y respeto.

2. Autonomía y libertad: El método Montessori fomenta la autonomía y la libertad de elección de los niños en su aprendizaje. Se les permite explorar y descubrir a su propio ritmo, lo que les brinda la oportunidad de desarrollar habilidades de toma de decisiones, responsabilidad y autorregulación. Al aprender a ser autónomos, los niños se convierten en agentes de su propio crecimiento, lo que es esencial para construir una sociedad pacífica.

3. Colaboración y empatía: El método Montessori lleva al niño de forma natural e intrínseca la colaboración y el trabajo en equipo. Los niños aprenden a trabajar juntos, a respetar las ideas y opiniones de los demás, y a resolver conflictos de manera pacífica. También se les enseña a cultivar la empatía y la comprensión hacia los demás, promoviendo la aceptación y la inclusión.

4. Justicia social y global: La educación Montessori cultiva la conciencia y el compromiso con la justicia social y la igualdad. Los niños son educados para convertirse en ciudadanos autónomos, entendiendo la importancia de la paz, la cooperación y la sostenibilidad en el mundo. Se les muestra el respeto y la valoración de la diversidad cultural, al tiempo que se les apoya para ser agentes de cambio positivo en sus comunidades y en el mundo, siempre empezando cultivándose el niño de forma individual.

En resumen, el método Montessori se considera «educar para la paz» porque va más allá del simple aprendizaje académico y se enfoca en el desarrollo integral de los niños, promoviendo valores como el respeto, la autonomía, la colaboración y la justicia social. Estos elementos son fundamentales para la construcción de una sociedad pacífica y armoniosa.

Con la colaboración de:

Chris Willemsen, Rafa Rodriguez, Angeline Lillard, Joke Verheul, Ana Juliá, Catherine L’Ecuyer, Montse Juliá, Phyllis potish-Lewis, Pablo lipnizky, Guadalupe Borbolla, Greg Macdonald, Claudia Guerrero, entre otros.

Scroll al inicio